Datos de la ruta ...

Dificultad: Sencilla
Época recomendada: Primavera u otoño
Apta para niños:

Para llegar la Fuentona, nos debemos dirigir a Muriel de la Fuente y, desde ahí, veremos carteles que nos llevarán hasta La Fuentona. Podremos aparcar en un parking que se encuentra justo al principio de la ruta, pero os debemos decir que cuesta 4€.
Una vez dejemos el coche, comenzaremos un agradable paseo junto al río y, si levantamos un poco la mirada, podremos disfurtar de la belleza del conjunto de barrancos y desfiladeros que nos rodean.

Pronto llegaremos a La Fuentona de Muriel, también conocida como Ojo de Mar, que ha sido declarada Monumento Natural y, desde luego, no nos sorprende por su espectacular belleza, aguas cristalinas y vegetación (entre la que destaca la sabina albar, por su rareza e importancia botánica). En este punto nace el río Abióne como una surgencia de aguas subterráneas. Es precioso ver como sale el agua cristalina de las rocas kársticas.

Pero lo más sorprendente es saber que, bajo esas aguas transparentes, que no parecen muy profundas,  se encuentra un sistema de grutas total o parcialmente inundadas y nunca se ha conseguido llegar hasta el fondo. Los integrantes del programa “Al filo de lo Imposible” batieron un record en el 2003 al conseguir llegar a una profundidad de 50 metros en el sifón existente entre el fondo de La Fuentona y la primera cavidad porque nunca antes se había conseguido. Desde entonces, numerosos equipos de espeleobuceo han intentado avanzar más, pero sigue siendo un misterio lo que se esconde tras estos sifones infranqueables. De hecho, hay numerosas leyendas sobre monstruos y seres fantásticos que viven en estas aguas y sus alrededores. Os podéis informar para darle un toque más misterioso a la excursión, especialmente si vais con niños.

Os dejamos los vídeos de Al Filo de lo Imposible:

Si es época de lluvias, podremos ver la Cascada de La Fuentona, también conocida como Chorro de Despeñaelagua, por eso os recomendamos ir en primavera o otoño, siempre habrá más posibilidades. Nosotros no tuvimos esa suerte, pero hemos metido en la galería de imagénes una foto donde podéis ver cómo es con agua.

Finalizada esta ruta, podéis acercaros a la Casa del Parque, que se encuentra en el Palacio de Santa Coloma en Muriel de la Fuente. Os darán información sobre el entorno y, si vais con niños, podréis disfrutar de juegos, paneles y pantallas táctiles con vídeos y fotografías.

No os podéis ir sin visitar el Sabinar de Catalañazor, que es un bosque de sabinas albares considerado reserva natural. Os sorprenderá el tamaño de los árboles, debido a su longevidad.

Por último, todavía os dará tiempo de ir al pueblo medieval de Calatañazor, un pueblo con mucho encanto en general y que destaca por su famoso castillo, ya en ruinas.