Datos de la ruta ...

Dificultad: Básico
Época recomendada: Verano
Apta para niños:
Localidad: Tobera, Frías y Pedrosa de Tobalina

Se trata de un espacio declarado Parque Natural y es una auténtica preciosidad. Hay un montón de rutas que hacer por esta zona. Nosotros fuimos sólo un par de días, pero si vais más, desde luego, no os vais a aburrir.

Llegamos en coche a Tobera, donde hicimos la primera parada para ver sus famosas cascadas. También pudimos ver la Ermita de Santa María de la Hoz y el puente medieval. Podéis invertir un ratito en ver las cascadas y seguir con el viaje o podéis iniciar desde ahí alguna ruta, como la del Desfiladero del Río Molinar (13 km). También hay una ruta mucho más relajada, de unos 40 minutos.

Después os aconsejamos que os deis una vuelta por Frías. Nos pareció un pueblo precioso, con sus casas “colgadas” que se encuentran en el mismísimo extremo del precipicio de La Muela, entre la Iglesia de San Vicente y el Castillo de los Velascos. La entrada al castillo, me parece recordar, cuesta 1,5€.
Nuestro siguiente destino fue Pedrosa de Tobalina, que nos sorprendió con una cascada preciosa y una poza que nos pedía un baño a gritos. No hace faltar andar para llegar. Aparcas el coche en la carretera principal de Pedrosa (veréis más coches) y la poza está a unos segundos andando. Os aconsejamos dirigiros a la parte superior de la cascada y seguir el curso del río Ebro, donde también encontraréis lugares agradables para bañaros. Los más valientes saltan desde la parte superior de la cascada a la poza. Toda una experiencia. =)

Nos comentaron que allí mismo, a las orillas del Ebro, acampa mucha gente. Nosotros preferimos explorar un poquito más y buscar un lugar más aislado. Encontramos una zona con piscinas naturales y unas pequeñas cascadas en la que montamos la tienda. También hay campings, casas rurales y albergues por la zona.

Y no nos dio tiempo a hacer más, pero nos hubiese gustado ir más días porque sabemos que nos quedó mucho por ver. Sin duda, volveremos.