Datos de la excursión...

Época recomendada:Verano ¡para pegarse un bañito!
Apta para niños: Sí ¡no podrían disfrutar más!
Apta para perros:

Hemos vuelto enamorados de la zona de Arenas de San Pedro y alrededores. ¡Qué bonito todo! ¡Cuántas charcas y pozas en las que bañarse! ¡Qué gente tan maja! ¡Qué bien hemos comido! Le damos un 10 a este pequeño viaje de 3 días que hemos hecho. Os queremos hablar de muchos sitios y rutas, pero en este post os vamos a proponer una excursión para pasar un día de verano divertidísimo y fresquito. Ideal para ir con niños. En la piscina fluvial del río Pelayo no podréis bañar a los perros (aunque sí tomaros algo en el chiringuito con ellos), pero en las otras dos charcas podrán disfrutar al máximo. Nosotros, como íbamos con nuestro querido López, fuimos directamente a las charcas que, además, nos gustan mucho más al ser más “vírgenes” y haber menos gente.

Zona de baño Pelayos Beach

Entre Arenas de San Pedro y Guisando, encontraremos una piscina natural acondicionada para el baño, con zona verde con mesas y asientos de piedra, barbacoas, etc. Además, dispone de un chiringuito donde podréis refrescaros e incluso comer. También dispone de aseos públicos.
Podréis llegar en coche y aparcar ahí al lado. Otra opción es comenzar la Senda de los Pescadores en Arenas de San Pedro y, a la altura del puente romano, saliros de la ruta para llegar a esta piscina fluvial.

Charco verde

A la izquierda de la puerta de entrada a las piscinas fluviales de Pelayos Beach hay un camino que marca la senda al Charco Verde. No os lo podéis perder. ¡Visita obligada! Aquí os podrá acompañar vuestro perrillo. Por el camino, veréis salidas al río, con alguna que otra poza, pero, tras andar 1 Km aproximadamente llegaréis al Charco Verde, sabréis que habéis llegado porque no deja indiferente a nadie.

A la entrada del Charco hay un poco de sitio para dejar las toallas, pero si cruzáis el río, saltando de piedra en piedra, veréis que se ha formado un caminito de tierra en subida del paso de la gente. Si lo seguís, llegaréis al otro lado de la charca, donde hay formaciones rocosas muy amplias y donde podréis dejar la toalla y tomar el sol, si os apetece.

Los Cachizos

Desde el Charco Verde, cruzando el río por el camino de piedras, veremos un camino ascendente, formado por el paso de la gente. Subiremos y tiraremos para la izquierda. Ese camino nos llevará al otro lado del Charco, pero si en vez de bajar al Charco, seguimos el camino iremos pasando por varias pozas.

¡Truco! Siempre que haya una bifurcación, deberemos escoger la opción de la izquierda. Llegando un punto deberemos cruzar el río, que no os extrañe. Seguid caminando que merece la pena porque, finalmente, llegaremos a otro charco que, además de precioso, es divertidísimo porque … ¡tiene un tobogán natural! Es conocido con el Charco de Los Cachizos.

Nosotros nos tiramos un montón de veces por el tobogán y no tiene ningún peligro. El fondo es muy profundo y no nos vamos a dar con nada. Además, el tobogán tiene bastante musgo, lo que lo hace resbaladizo y evita que nos raspemos el culete. De todas formas, nuestro consejo es que crucéis los brazos sobre el pecho al tiraros. Así, no os daréis con ellos en las paredes. Este truco nos lo enseñó un monitor de descenso de barrancos hace tiempo.

Y poco más. Simplemente recomendaros esta excursión porque nosotros nos lo pasamos genial, genial. Podéis ir varios días porque por la zona de Arenas de San Pedro hay muchas rutas y muchas piscinas naturales. Es preciosa toda la zona de Gredos. Además, no nos casaremos de decir lo majísima que nos ha parecido la gente de esta zona. =)

Sólo os queremos pedir una cosa: sed respetuosos con la naturaleza, no dejéis basura ni colillas. Nos encanta encontrarnos estos sitios en perfectas condiciones y, por eso, debemos seguir cuidándolos entre todos.