Datos de la ruta ...

Dificultad: Sencilla
Tipo: Lineal
Época recomendada: Primavera u otoño
Apta para niños:

Otro verano más hemos decidido acercarnos al Parque Natural del Lago de Sanabria. Además de relajarnos en el Lago de Sanabria y en la Presa de Castellanos y de disfrutar de las tapas de Puebla de Sanabria, queríamos hacer una ruta. El problema es que nos encontrábamos en plena ola de calor, por eso queríamos una ruta sencillita y que tuviese bastante tramos de sombra. Una amiga, que es de allí, nos recomendó la Senda de los Monjes, que une Ribadelago Viejo con San Martín. La ruta completa son unos 4km de ida y 4km de vuelta (unas 2 horas) a ritmo de paseo. La gente muchas veces deja un coche en San Martín para poder volver en coche. Otra opción es volver por donde se ha venido y la última opción es rodear el Lago, incrementando la distancia unos 8km.

Aunque cueste reconocerlo y, como estábamos un poco vaguetes,  decidimos hacer la mitad de la ruta, hasta el punto en el que alcanzas unas de las mejores vistas del Lago, sin llegar a San Martin. En total, 2 horas (ida y vuelta).

Deberemos ir en coche hasta el final de Ribadelago Viejo hasta llegar al campo de fútbol (una esplanada de tierra). Allí podremos aparcar. Dejaremos el campo a nuestras espaldas, cruzando la carretera y siguiendo recto. Al andar un poquito, veremos un cartel que nos señalizará “Camino a San Martin”. Seguiremos por esta senda.

El camino es en subida, pero se lleva bien. Tiene un desnivel aproximado de unos 250m. Como os decía antes, hay tramos de sombra que, si vais en verano, os vendrán muy bien.

Y, como os adelantábamos, cuando llevéis andando algo menos de una hora, llegaréis al punto alto de la ruta, desde donde podréis ver unas de las vistas más alucinantes del Lago de Sanabria. Juzgar vosotros mismos.

Llegados a este punto, tras disfrutar de las vistas, nos volvimos por donde habíamos venido. Esta opción convierte a la ruta en un opción ideal si vas con niños, ya que se queda en un paseo muy agradable por la naturaleza y que permite ver el Lago de Sanabria desde otra perspectiva, que probablemente no conozcáis y os encante.